Guía para elegir micrófonos - Parte 1

Tipos de micrófono




Los ingenieros de grabación profesionales saben que la selección creativa de micrófonos es parte esencial de cualquier proceso de grabación. Sin embargo, si sos nuevo en el mundo de la grabación, es probable que el proceso de selección de micrófonos te resulte un poco misterioso. Luego de adquirir un poco de experiencia en el estudio, aprendés que ciertos micrófonos funcionan bien para grabar algunos instrumentos en particular. Pero si no entendés nada de teoría acústica, es probable que no comprendas por qué esto es así. ¿Tenés que usar un micrófono dinámico o un condenser? ¿Uno valvular o uno de estado sólido? La gran cantidad de micrófonos disponibles puede hacer que este proceso sea abrumador. Por ello, te conviene saber cuáles son los diferentes tipos de micrófono y sus respectivos usos.



Micrófonos dinámicos

En los micrófonos dinámicos, la señal se genera mediante el movimiento de un conductor que está dentro de un campo magnético. En la mayoría de los micrófonos dinámicos, un diafragma muy delgado y liviano se mueve en respuesta a la presión sonora. El movimiento de este diafragma mueve una bobina de voz suspendida en un campo magnético, lo que genera una leve corriente eléctrica. Los micrófonos dinámicos son menos sensibles (a los distintos niveles de presión sonora y frecuencias agudas) que los condenser y, generalmente, son bastante más resistentes. También suelen ser más económicos. Los micrófonos dinámicos son ideales para tomar baterías y guitarras eléctricas. El micrófono más popular para tomar redoblantes es el Shure SM57 (que también resulta ideal para microfonear amplificadores de guitarra). Muchos ingenieros no pueden evitar usar el Sennheiser MD421 para microfonear toms. El AKG D112 es una opción excelente para microfonear bombos.


Micrófonos condenser


Cuando querés grabar algo con total fidelidad, tenés que usar un micrófono condenser. Los condenser tienen una mejor respuesta a la “velocidad” y a las sutilezas de las ondas sonoras que los micrófonos dinámicos. Este simple sistema mecánico consiste de un delgado diafragma conductor estirado y colocado cerca de un disco metálico (placa posterior). Esto crea un capacitor que recibe su carga eléctrica de una fuente de voltaje externa (ya sea una batería o fuente de alimentación exclusiva o phantom power desde la consola). El diafragma vibra levemente en respuesta a la presión sonora, lo que hace variar la capacitancia y produce una variación de voltaje (es decir, la señal de salida del micrófono). Los micrófonos condenser pueden ser valvulares o de estado sólido y tener diferentes tamaños, pero todos operan en base a estos principios.

Micrófonos de cinta


Los micrófonos de cinta, muy usados en la edad de oro de la radio, fueron los primeros micrófonos direccionales comercialmente exitosos. Hoy en día, los micrófonos de cinta se volvieron a poner de moda gracias a los esfuerzos de unas pocas compañías (como Royer, por ejemplo). Los micrófonos de cinta responden a la velocidad de las moléculas de aire que mueven un pequeño elemento suspendido en un fuerte campo magnético, en vez de responder al nivel de presión sonora, que es lo que “excita” a la mayoría de los demás tipos de micrófono. En aplicaciones de estudio, esta diferencia de funcionamiento no es relevante. ¡Pero esto puede llegar a tener una importancia crítica si tenés que grabar en exteriores un día ventoso! Los micrófonos de cinta vintage, como el RCA 44 y 77DX, eran extremadamente delicados. Los micrófonos de cinta de hoy en día, como el Royer R121 y R122, fueron diseñados para soportar el exigente uso diario en el estudio


Fuente:

Planeta Analógico


8 vistas0 comentarios